Ya estás en edad de lavarte los calzones

 

Cuando la abuela dijo que mi primo “ya estaba en edad de lavarse los calzones”, yo no entendí muy bien a qué se refería porque yo todavía era pequeña y mamá todavía me lavaba la ropa (sí, también la interior). Por supuesto, el punto quedó aclarado cuando a mí me tocó lavar los míos. Lo que ella pensaba es que si ya “andabas dando de brincos en otra cama”, ya era tiempo de hacerte responsable de tu higiene sexual.

Así es. La higiene sexual no tiene qué ver únicamente con las cosas que haces durante el faje o el sexo, sino con cómo te cuidas día a día, cómo te bañas y cómo lavas tu ropa interior. Porque sí, la higiene en tu persona promueve que tengas salud en tus órganos sexuales y la verdad es que tampoco está chido que vean tus calzones y sin ser detectives se den cuenta de si algo te prendió o de si se te ocurrió tocarte un poco. ¡Qué oso!

¿Qué calzones debería usar?

¿Alguna vez te has preguntado por qué la primera ropa interior que usabas era de algodón? Pues principalmente porque es un tejido natural y porque permite que tu cuerpo transpire (sí, también transpira la piel de allá abajo). Además, cuando somos pequeños la ropa interior suele ser un poco holgada. Ésta es una práctica que a veces las chicas vamos perdiendo pues porque ¿dónde le ves lo sexy? Sin embargo, es importante no usar ropa interior de telas sintéticas y que no quede justa para permitirle a esa parte de nuestro cuerpo que transpire. Entonces, usa ropa cómoda de algodón y cuando vayas a tener una cita, entonces sí ponte los rojos pegaditos.

La ropa interior que predomina en tu cajón debería ser blanca. Imagina que tienes alergia a algún pigmento y te andas rasque y rasque cada vez que usas tu suéter morado. Pues sí, las mismas ganas de rascarte allí abajo vas a tener si desarrollas alergia. Sin embargo, también nos permite detectar de manera más sencilla si se presenta un flujo anormal (es más fácil distinguir el color de una mancha sobre blanco que sobre azul).

¿Y ahora cómo los lavo?

Pues con jabón NEUTRO. No de otro, no perfumados, NUNCA suavizante de telas. Se trata de que queden limpios y no perfumados. Usa jabón NEUTRO, como con el que te bañas sería la mejor opción. Y si los vas echar a la lavadora, no mezcles calcetines con calzones ¡JAMÁS! Recuerda que existen los hongos en la piel, como el pie de atleta, y eso no se quita en una lavada ni de los pies ni de los calcetines, menos de los calzones.

¿Cómo los seco?

Pues al sol, amigos, al sol. Calzones bien lavados tendidos al sol. Y como están bien lavados, nadie podrá sacarte otros trapitos de cuándo estuviste o no atendiendo otros asuntitos.

Y que no se les olvide: baño DIARIO y calzones limpios cuando se salgan de la regadera. ¿De qué sirve que te bañes si te pones los mismos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Enviar Mensaje
Loading...