Si la madre naturaleza es tan sabia, ¿por qué diablos tenemos vello ahí?

Bueno, dicen que las chicas con vello no somos consideradas bellas. No lo digo yo. Basta con escuchar comentarios del tipo ¡No manches, parece oso! ¡Se pasa, mira qué axilas tan peludas! ¡Sus cejas son como las de mi papá! A veces incluso cuando los besos suben de tono y lo primero que pienso es ¡Carajo, hoy no, parezco cactus!

Ahora no quiero ni recordarles la angustia que sufrimos cuando vamos a la playa o a un balneario. Es decir, si no me gusta verme llena de pelos en las axilas o las piernas, como por qué tengo que verme también ahí. ¿Sirve para algo el vello púbico?

Quizá la pregunta de hoy para muchas es ¿sí o no a la depilación púbica? Así que en vez de ir a preguntar a las empresas que se dedican a la venta de productos para depilar que se anuncian en revistas y en la televisión o a los negocios de depilación en sesiones (quienes seguramente siempre estarán a favor), pensé en ir con Madre Naturaleza, quien me respondió:

La vanidad les puede más. El no bello vello púbico mantiene la temperatura y humedad adecuada para la zona íntima. Protege y mantiene limpios a los órganos sexuales externos. Y sirve para la dispersión de feromonas. Supongo que quieres aparecer en el mapa, ¿no?

Sí, feromonas, chicas. ¡Resulta que también sirven para eso! Quizá no se vea bien, pero te hace ser notada por la química del cerebro. Así que bueno, quizá el no bello vello púbico no sea el peor de los enemigos y sí, no era un inútil adorno, como esas figuritas raras que te regalan y que no sabes ni dónde poner porque no te gusta.

Bastará decidir entonces cuándo sí o cuando no debo considerar una depilación en tus genitales (sí, así se  dice).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Enviar Mensaje
Loading...